Cómo adiestrar a un pastor alemán

adiestrar a un pastor aleman

 

Antes de empezar a adiestrar a un pastor alemán debes saber algunas cosas sobre su raza para que puedas entender mejor por qué es tan importante su adiestramiento y, sobre todo, compenderlos a ellos.

El pastor alemán, o también llamado perros ovejeros, es por naturaleza un perro inteligente, activo, energético, valiente, protectore, dóciles, y seguro de sí mismos. Los pastores alemanes se utilizan mucho para trabajos como perros ovejeros, perros guía, de rescate, detector de drogas, o perros policía. Gracias a su carácter, es más fácil de adiestrar que otras razas.

 

importancia del adiestramiento de un pastor aleman
El pastor aleman es una de las razas más inteligetes y, por tanto, más fáciles de adiestrar

 

Tienen su origen en Alemania y su tarea más primaria era proteger los rebaños de los lobos. Pueden vivir de 9 a 13, o incluso 15 años. Son grandes y generalmente marrones y negros, aunque pueden ser blancos en algunos casos que derivan del albinismo. Su peso va de los 30 kilos a los 45 kilos.

Es una de las razas más queridas y buscadas, ya que aparte de ser un perro para realizar trabajos, es un gran perro para estar en compañía y para tener en familia.

Como cualquier tipo de perro, conseguirás mejores resultados si les adiestras desde cachorros, ya que aunque es posible adiestrarlos cuando son adultos, pueden tener malos hábitos de comportamiento que son más complicados de corregir que un cachorro.

 

Consejos básicos de adiestramiento

  • Al ser perros muy activos, necesitan mucho ejercicio al aire libre y espacio para corretear y saltar, además de muchos paseos. De hecho, si no hace suficiente ejercicio puede presentar comportamientos agresivos. Pero ten en cuenta que no debes emplear más de 15 minutos al día para entrenar con ejercicios físicos que demanden mucha energía física, puesto que esto les podría ocasionar problemas de salud.
  • Uno de los primeros pasos a seguir durante su adiestramiento, es la socialización. Especialmente con todo lo que va a tener a su alrededor durante toda su vida: niños, personas adultas y mayores, otros perros y animales, vehículos, ruidos, olores, etc… Siempre tienes que hacer que el primer contacto que el perro tenga contigo sea bueno. La etapa ideal para empezar con ello es cuando cumplan 2 meses.
  • También hay que enseñarle sumisión y no dejarle convertirse en el líder, ya que debe de obedecer a su dueño y al resto de la familia. Para ello, deberás establecer unas normas que tanto tú como el perro deberéis seguir.
  • Lo siguiente que deberás hacer es enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa, tendrás que ser paciente ya que esto llevará algo de tiempo, así que tampoco te enfades con tu amigo, ya que es algo muy común y normal cuando son cachorros. Además, sería una buena idea habilitar un sitio exclusivo para él para que pueda descansar, como una caseta en el jardín. Si esto no es posible, puedes ponerle una manta o una cama para perros en algún rincón de tu hogar, y así sabrá que ese sitio está reservado para él.

 

 

Utilizar el refuerzo positivo

Que no se te olvide utilizar el refuerzo positivo, dale premios cuando haga algo bien para que entienda que debe continuar haciendo eso, y aunque haga cosas como morderte la zapatilla o los muebles, arañar la pared etc. Procura no enfadarte mucho ya que al ser cachorros estos comportamientos son muy típicos. Corrígelos de forma que entiendan que está mal y no deben volver a hacerlo, pero sin causarles confusión.

 

 

Además, debes de tener en cuenta su alimentación, aunque sea un perro bastante grande, su estómago no lo es. Ten cuidado con no pasarte con la cantidad de comida que le eches.

Cuando le des paseos a tu peludo amigo, no uses un collar, usa un arnés anti tirones mejor, ya que los collares pueden provocarles enfermedades oculares. Y si deseas adiestrarle de forma que pueda realizar trabajos como perro de terapia asistida, o perro policía, asegúrate de que lo entrene un profesional de educación canina que sepa hacerlo de forma correcta, ¡jamás lo hagas por cuenta!

 

 

Otras pautas básicas, además de todo lo ya mencionado, son:

  • Que el perro vaya siempre a la izquierda, así podrá estar más pendiente de su dueño.
  • Llevar la correa corta pero floja, que no le tire demasiado, para que entienda que ese es el ritmo al que debe ir y poder obedecer órdenes, como la de sentarse
  • Di palabras que entienda como órdenes, como “siéntate”, “para”, “da la pata”, “vamos” etc…

 

Llevarlo al veterinario con frecuencia

Son propensos a sufrir displasia de cadera, que es una enfermedad ósea y además es hereditaria. No nacen con ella, de hecho se va desarrollando a medida que les crece la pelvis a partir de los 4 meses de edad, y desafortunadamente es degenerativa. Por ello, si empiezas a notar que tu perro cojea o siente dolor, deberás llevarle al veterinario para que pueda decirte exactamente lo que le ocurre a tu amigo o indicarte qué es lo que deberás hacer para procurar que no vaya a más y mitigar en la medida de lo posible los problemas que pueda tener.

Si sigues todos estos consejos, tu perro te obedecerá y será el más feliz del mundo. Pero, sobre todo, que no se te olvide darle cariño y amor, que sepa que siempre estarás con él y que eres su mejor amigo. Te convertirás en todo su mundo y hará lo que sea para protegerte y que estés orgulloso de él. Y si tienes alguna duda sobre su comportamiento o notas que algo no está funcionando como debería, siempre será buena idea acudir a un profesional que pueda aconsejarte y darte un diagnóstico más acertado de lo que puede ocurrirle a tu peludo.

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*