Cómo jugar con un cachorro

cómo jugar con un cachorro

Una parte esencial de la vida de un cachorro de perro es el juego. A través del juego aprende a relacionarse con la familia humana, con la perruna si la hubiese, y con cualquier otra mascota que haya en el hogar. ¿Quién recuerda una infancia sin haber jugado? Prácticamente nadie. Pues en un cachorro ocurre lo mismo. El juego es una de sus necesidades básicas. En esta etapa son un torbellino de energía y les encanta correr, perseguir, ir a por la pelota pero también morder cosas, aunque sea sin ánimo de atacar o hacer daño. Su grado de felicidad es tal que a veces “no controlan”, por ello es importante no solo jugar con el perro cachorro sino aprovechar estos momentos para educarlo.

Al igual que la mayoría de niños, la mejor forma de que aprendan a tener un buen comportamiento es enseñarles de forma lúdica. Los perros cachorros son agradecidos, curiosos y listos, por lo que con unos buenos juegos aprenderán deprisa mientras ellos y los dueños se divierten. A continuación damos los tips básicos para jugar con un cachorro.

Jugar con un cachorro

Recomendaciones para jugar con un cachorro

Como hemos comentado, el juego es básico en la etapa de cachorro de un perro para que socialice tanto con su familia humana como con otros perros. Además, es el mejor ejercicio para enseñarle límites como el no morder fuerte, el tema de los ladridos y, si juega con otros perros, le ayudará también a ir familiarizándose con las reacciones y gestos perrunos.

Los expertos en educación canina señalan que uno de los factores más importantes a la hora de jugar con un cachorro es no perder de vista la jerarquía. Esto quiere decir que tenemos que saber dejar claro a nuestra mascota quién manda. De lo contrario, asumirá la posición dominante y según vaya creciendo, corregir estas conductas es muy difícil.

A qué nos referimos con jerarquía o dominación? Es sencillo: tienes que jugar con tu perro cachorro cuando TÚ quieras, no cuando él te lo pida (que será muchísimas veces). Es muy habitual que el cachorro, con toda esa energía y vitalidad, esté deseoso de jugar y te lo muestre correteando o ladrando a tu alrededor. Le verás cogiendo algún juguete, zapatillas o prendas de ropa para que le persigas…etc. Lo que recomiendan los expertos en conducta animal es que se ignore al cachorro hasta que se calme y que siempre sea el dueño quien comienza el juego para que le quede claro quién decide.

Otro punto importante y necesario del juego es marcar los límites, especialmente en la fuerza de la mordida. Si el cachorro se ha criado junto a más mascotas, es probable que el límite lo capte antes. Esto se debe a que sus compis le harán saber cuándo se ha pasado de la raya y con unas cuantas “llamadas de atención” será consciente. Esto es importante porque al jugar suelen morder o arañar pero no porque sean agresivos, sino porque es una forma ‘cariñosa’ para ellos. Sin embargo, los límites de su fuerza no los tienen controlados al principio.

Si muerde las manos, las piernas o cualquier otra parte del cuerpo, aunque sea flojo (normalmente no hacen mucho daño), con un pequeño grito o alarido agudo será suficiente para que sea consciente de que eso no está bien y pare. Una vez que pare es recomendable no seguir jugando para que le quede más claro que no tiene que morder para la próxima vez.

Jugar con un cachorro: tipos de juegos

Como jugar con un cachorro

Los cachorros de perro necesitan desfogarse y gastar energías corriendo, saltando, persiguiendo…etc. Por ello, jugar con ellos es muy divertido y a la vez agotador. Los juegos con los que más disfrutan son los que les lanzan objetos para ir corriendo y cogerlos. La meta está en ser capaces de enseñarles que cuando lo cojan tienen que traerlo de vuelta.

Al principio huirán o te provocarán para que les persigas tú. Recuerda que es él quien debe perseguir, no tú. Para reforzar de forma positiva la acción de darte el objeto, puedes probar (al principio) a recompensarlo cada vez que lo haga con algún premio. De esta forma, asociará el devolver el objeto como algo positivo hasta que lo haga como parte del juego.

Es importante que no juegues con tu cachorro permitiendo que te muerda las manos o los pies, aunque sea sin fuerza. Recuerda que si estamos premiando el comportamiento de morder o arañar, cuando crezca lo seguirá haciendo con más fuerza. A la larga puede convertirse en un problema serio, por ello es mejor ponerle freno cuando es bien  pequeño y es capaz de aprender.

Cómo elegir los mejores juguetes para perros cachorros

Jugar con un cachorro

Una forma de asegurarse que el cachorro no destroce más zapatillas, muebles o puertas es comprando juguetes para cachorros. Estos juguetes están pensados para atraer la curiosidad del cachorro, soportar la fuerza de su mandíbula y patas y entretenerle sin riesgo alguno.

Morder es el deporte favorito de todos los cachorros. No por agresividad, sino como forma de desfogar toda su energía, sus instintos de caza y fortalecer sus dientes. Uno de los juguetes para perros que más le va a gustar son los peluches anti rotura. Resistentes, con relleno mínimo para evitar que ensucie si consigue romperlo o desgarrarlo y con una textura suave.

Otro de los juguetes para perros favoritos de los cachorros son los de cuerda, ideales para que los muerdan sin riesgo alguno, sólidos y muy duraderos. Es importante comprobar que los materiales son de fibra de algodón, que es más duradero y no resulta tóxico para las mascotas. Hay de muchos modelos y también de diferentes grosores para que encuentres el que más se adapta a los gustos y necesidades de tu cachorro.

Y como lanzarles objetos es otro de sus pasatiempos favoritos, este juguete para perros de caucho añadirá un toque de diversión y recompensa al juego. Pues se puede rellenar con algún premio que le guste y le ayudará a reforzar sus instintos de búsqueda a la vez que hace ejercicio.

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*