Perros de trabajo

Perros de trabajo

Qué son los perros de trabajo y cómo seleccionar uno

Lo más probable es que hayas oído hablar de los perros de trabajo, pero no tengas muy claro a qué se refieren. El objetivo de estos animales es ayudar a los demás, aprovechando sus cualidades como perros rastreadores, guardias, vigías o incluso como apoyo terapéutico para personas enfermas o ancianos. Se entrenan por un profesional de entrenamiento canino específicamente para esas labores.

La gran mayoría de estos perros tardan más de un año, incluso dos años, en conseguir estar operativos en su labor. Y solo a través de un programa estricto y un entrenamiento continuado, llevado a cabo por profesionales, consiguen resultados.

Razas de perros de trabajo

En este post queremos especificar cuáles son las profesiones más comunes entre los diferentes perros de trabajo y porqué:

  • Perros de terapia: La inteligencia emocional que algunos perros pueden llegar a tener se aprovecha en labores de terapia con ancianos o pacientes enfermos, y muchos mejoran exponencialmente gracias al apoyo que estos animales les brindan. Se está desarrollando también la figura del “perro de apoyo emocional”. Los animales de apoyo emocional se consideran necesarios para la salud mental de su dueño. Se emplean, sobre todo, para casos de trastorno de pánico, trastorno de estrés postraumático, ansiedad, depresión y fobia social. Para considerarse perros de apoyo emocional, los perros “prescritos” a sus dueños por un profesional de la salud mental. No es necesario que pertenezcan a una raza determinada, aunque deben ser perros afectuosos, dóciles y tranquilos. Sobre todo, suelen utilizarse para esta labor razas como el Golden retriever o el Labrador Retriever.

Perros de trabajo Labrador

  • Perros de servicio o asistencia: son aquellos que acompañan a personas discapacitadas o con algún problema físico. Los más comunes son los conocidos como perros guía o perros lazarillo, que asisten a las personas ciegas. Entre las razas que normalmente se seleccionan para convertirse en perros de asistencia y perros de terapia, destacan el Golden retriever y el Labrador retriever, aunque también son habituales los Pastores belga y los Alaskan malamute.
  • Perros Policía de detección, rescate y búsqueda: persiguen a criminales, detectan fuego, localizan cuerpos, rescatan a personas, protegen a otros agentes y, además, se adiestrados para la detección de drogas. Olfatean determinadas sustancias como explosivos, drogas, sangre, olores personales y llegar a lugares que el hombre jamás podría alcanzar. Todo esto gracias a unas capacidades olfativas y auditivas excepcionales. Su ayuda es fundamental cuando se producen catástrofes naturales para encontrar personas. Los Pastores alemanes son una de las razas más cualificadas para esta profesión, pero también el Rottweiler, el Pastor belga o el Labrador retriever.

Perros de trabajo policia

  • Perros de pastoreo: son los que ayudan al hombre en el manejo de rebaños de ovejas, cabras y otros animales de granja. A los perros pastores que trabajan con ganado bovino se les conoce como perros boyeros. Hay dos tipos de perro pastor; los de guardia, que se encargan de proteger los rebaños del ataque de lobos y otros depredadores, y los que se encargan de guiar y controlar a los rebaños en sus desplazamientos. El Border collie, el Pastor ovejero australiano, el Pastor belga o el Gran boyero suizo o Boyero de Berna son ideales para esta actividad ya que son una raza ideal para proteger el ganado vacuno.

Perros de trabajo pastoreo

Características de los perros de trabajo

Hay unos rasgos comunes que deben tener todos estos animales que desempeñen su labor como ayuda a las personas:

  • Atención marcada o capacidad de respuesta ágil. En momentos críticos tu perro no puede distraerse ya que hay vidas en juego.
  • Iniciativa y capacidad resolutiva para resolver problemas por él mismo. Que sepa que tú estás cerca pero que debe tener capacidad resolutiva.
  • Persistencia para no darse nunca por vencido. Esto suele costar tiempo de entrenamiento ya que el perro suele darse por vencido con facilidad.
  • Implicación en la actividad que hace, evitando distracciones
  • Energía y deseo de agradar para conseguir el objetivo. La relación entre objetivo y recompensa es muy importante.
  • Adaptabilidad para adecuarse a todo tipo de cambios en su entorno, ya sea personal como climático.
  • Sensibilidad y solidez para no tener respuestas extremas a los estímulos. Ni mucha ansiedad ni mucha tranquilidad en el animal.

A los que dependiendo de su labor deberemos añadir:

  • Comportamiento lúdico para asumir los entrenamientos correctamente y despertar el instinto de caza, creando una asociación entre la búsqueda y la recompensa final, de modo que aumentará su motivación.
  • Instinto de caza sobe todo en los perros de rescate ya que cuanto más elevado sea su instinto de caza, más fácil será conseguir una motivación alta, y ésta será la que mueva al animal a realizar el ejercicio que nosotros queramos.
  • Instinto de búsqueda para intentar localizar su presa, que en este caso es la persona desaparecida o atrapada.

Alimentación de los perros de trabajo

Una alimentación de alta calidad desarrollará mejor sus músculos y su fuerza, manteniendo unas articulaciones más resistentes. Un perro de trabajo necesita más calorías y nutrientes que las que utiliza una mascota familiar. Debes alimentar a tu perro con una dieta más densa de energía; esto significa que le daremos alimentos de mayor calidad para no tener que aumentar la cantidad. Los antioxidantes deben estar en la dieta en un volumen suficiente. Las dietas con el equilibrio correcto de nutrientes esenciales y niveles razonables de ingredientes suplementarios como ácidos grasos omega-3 y omega-6, suplementos ideales para las articulaciones.

Además, deberemos de garantizar que el perro tenga siempre acceso a agua fresca para evitar la deshidratación. Si por algún motivo, el perro se niega a beber agua pero sí que come, ofrécele comida húmeda para que se hidrate a la vez que se nutre. También puedes proporcionarle trocitos de fruta fresca o carne cruda. Si el perro vomita y no puede beber agua, también podemos ofrecerle trocitos de hielo, ya que podrá masticarlo y digerirlo mejor mientras se hidrata.

Los perros no solo nos ofrecen más calidad de vida al conseguir que nos sintamos más acompañados y queridos, sino que trabajan duro para garantizar nuestra seguridad, movilidad o salvar nuestras vidas.

    Deja tu comentario

    Your email address will not be published.*